Felicidad, pautas, mujer

Las 10 pautas psicológicas para ser feliz

Compartir en:

No dejaba de preguntarse qué era exactamente la felicidad. ¿Se trataba de vivir una vida extraordinaria o de apreciar los buenos momentos? ¿Es la felicidad algo constante o un sumatorio de puntos felices a lo largo de nuestra vida?  Según iban pasando los años había perdido la perspectiva de la felicidad y la ilusión juvenil que la caracterizaba en un pasado. Quería entender la felicidad desde un punto de vista más realista pero, ¿cómo?

 

Aunque algunos estudios y expertos sobre el tema aseguran que las variables de personalidad para ser más felices son los perfiles extrovertidos y optimistas, no sólo esos perfiles tienen las cualidades para serlo. También existen evidencias de que podemos seguir algunas pautas para lograr aumentar nuestra sensación global de felicidad: 

 

Disfrutar de los pequeños placeres de la vida

A veces nos empeñamos en conseguir un gran placer (un gran viaje, comprar una casa, etc.) y está demostrado que lo que realmente causa mayor felicidad y más constante, son los pequeños y sencillos placeres de la vida (leer un libro, tomar un café en buena compañía, tomar el sol, etc.). Haz una revisión de cuáles son tus pequeños placeres e introduce al menos uno al día.

 

Carpe diem

Vive el momento. Dicen que la vida es “aquello que sucede mientras hacemos planes” y así es. A veces estamos tan enfocados en conseguir objetivos para el futuro que nos olvidamos de parar y disfrutar de nuestro presente.

 

Proponte pequeñas metas personales

Conseguir pequeños retos proporcionan en tu vida mayor bienestar ( ej. mejorar en tu deporte o afición favorita, cocinar alguna receta que te guste, escribir un diario, ordenar tus fotos favoritas,etc.)

 

Aceptarse uno mismo

Reconocer los puntos fuertes y los débiles, trabajar en ellos y aceptarlos como son, sin juzgarlos, hará que te sientas mejor en tu día a día.

 

Conjugar el verbo amar

Amarte a ti mismo/a, amar a otras personas, nos hace sentir más felices, ya que ponemos en práctica una de las habilidades más características de nuestra especie y nos ayuda a sentirnos conectados/as con nuestra propia esencia y con los demás.

 

No competir, sino colaborar

Está demostrado que nos sentimos mejor cuando colaboramos que cuando competimos. Durante la colaboración identificamos emociones y sentimientos más positivos.

 

Resistir la adversidad

Cambia los problemas por “grandes retos o contratiempos”. Pensar: “Me ha surgido un reto” en vez de “me ha surgido un problema”  hace mucho más eficaz nuestro enfoque de la situación y nos ayuda a poner en marcha mejores y más adecuadas estrategias de afrontamiento.

 

Practica la gratitud.

Ser agradecidos por lo que tenemos y lo que experimentamos y aprendemos cada día genera en nosotros sensaciones muy positivas y de armonía con nuestro día a día.

 

Sé altruista

Ayudar sin esperar nada a cambio produce una gran sensación de bienestar. Si tienes tiempo plantéate la opción de ayudar a los demás, por ejemplo, plantéate participar en un programa de  Voluntariado.

 

Buscar la “buena suerte”

Aquellas personas que parece que tienen “buena suerte” suelen ser personas que la han buscado. La buena suerte no llega, se busca. Sé activo y ponte objetivos que te interesen y trabaja para conseguirlos.

 

Se dio cuenta de que la felicidad no es un estado, sino un estilo de vida y que, a través de estas sencillas pautas había reflexionado sobre su visión del día a día. Solo con planteárselo durante unos minutos había pensado en cambiar algunos factores para sentir una mayor sensación de bienestar emocional y felicidad en su día a día.

 

Serena Psicología | Nuestro centro de terapia femenina online ofrece diferentes modalidades de sesiones terapéuticas de mujer a mujer.

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Alejandra Mencias

Enfoque bio-psico-social

Represento el equilibrio de Serena en cuerpo, mente y espíritu. Mi experiencia clínica como psicóloga sanitaria me ha llevado a interesarme profundamente por el bienestar integral del ser humano, desde el estudio de todas sus dimensiones.  Saber más.

Otros artículos de Alejandra Mencías

5 motivos para educar a tus hijos en sexualidad

Compartir en:

Aún hoy en día existe mucho tabú alrededor de la educación sexual, incluso se suele pensar que es contraproducente porque “incita” a explorar la sexualidad. Sin embargo, no solo no es contraproducente, sino que es sano, importante y necesario educar en sexualidad , entre otras cosas para conocer nuestro cuerpo, los límites a la hora de interactuar físicamente con otras personas, aprender a explorar mediante el placer, etc.

Me quiero separar y no sé por donde empezar

Compartir en:

Separarse es una decisión complicada que, por supuesto, no se debe tomar a la ligera. Sobre todo, cuando hay hijos de por medio. Es bastante normal dudar durante mucho tiempo o incluso al principio pensar “no quiero separarme”, pero muchas veces las dudas ya están dándonos alguna señal. Y si finalmente acabas estando segura de que te quieres separar, es porque algo no está funcionando y entonces la separación se hace necesaria.

¿ Qué son las relaciones tóxicas?

Compartir en:

Las relaciones tóxicas son relaciones en las que las partes se acaban haciendo daño de una u otra manera. No sólo se trata de las relaciones de pareja, sino que puede darse también en relaciones familiares, de amistad, laborales… Los síntomas de una relación tóxica a menudo están muy mediados por la subjetividad de cada persona, por lo que para la víctima es difícil alejarse y ponerle solución a tiempo.

Sin comentarios

Publica un comentario