serena psicologia, psicologia online, psicologia mujer

¿ Qué es la resiliencia?

Compartir en:

RESILIENCIA

La vida no había sido fácil para ella. Había pasado por circunstancias que a otras personas les había paralizado y que les había dejado huella. Sin embargo, aunque había sufrido tenía una gran capacidad para poder seguir disfrutando de la vida y afrontar las circunstancias con mucha entereza.

 

Pide cita con una psicologa | La resiliencia es la capacidad que nos permite afrontar las crisis y situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas. 

Para entender mejor esta palabra os comentaré de donde deriva su terminología. Desde la física, este término deriva del latín “resilio” que significa volver atrás, resaltar, rebotar. Si nos trasladamos al español y francés (résilience), término empleado en la metalurgia para describir la capacidad de algunos materiales que recobran su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora. En inglés, resiliencia es la tendencia a volver al estado original o tener un poder de recuperación.

Este término fue adoptado posteriormente por las ciencias sociales para describir a aquellos sujetos que como hemos comentado en el primer párrafo son aquellos que, a pesar de nacer y vivir en condiciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y socialmente exitosos (Rutter, 1993).

A lo largo de la historia podemos encontrar a personas resilientes, siendo dos de ellas: Victor Frankl, psiquiatra, superviviente de Auschwitz, quien tras su paso por los campos de concentración escribió el libro best seller “El hombre en busca del sentido”. Desarrolló también La Logoterapia, un método de superación de los conflictos que generan sufrimiento y nos permite encontrar el sentido a las situaciones difíciles y que causan dolor convirtiéndolas en oportunidades de crecimiento para vivir una vida plena. Y no podemos dejar de nombrar a Anne Frank también superviviente del Holocausto.

La resiliencia no es innata, es decir, no nacemos con ello, sino que se va desarrollando con el paso de las circunstancias de la vida, aunque sí podemos tener una predisposición genética para tener un “buen carácter”. Por tanto, la persona resiliente se hace, va interactuando continuamente con su ambiente, han tenido que luchar contra situaciones consideradas adversas o han fracasado en varias situaciones y no se han dado por vencidas sino que han aprendido de ellas dando lo mejor de sí mismos y desarrollando habilidades necesarias o potenciando las ya aprendida para enfrentarse a ese reto que ha puesto la vida en su camino.

 

¿Qué caracteriza a una persona resiliente?

Los estudios que han estudiado a las personas consideradas como resilientes han demostrado que estas poseen ciertos atributos que son los siguientes: 

Autoestima consistente

Este atributo es la base de los demás, y es el fruto de haber tenido un adulto “suficientemente” bueno y capaz de dar un espacio al cuidado afectivo del niño o adolescente sirviendo a veces de modelo. Una autoestima consistente nos hace saber quién somos y nos ayuda a saber hacia dónde nos dirigimos para darle un sentido a la vida.

Introspección:

Capacidad de preguntarse a sí mismo y darse una respuesta honesta para poder seguir creciendo, poder desarrollar las habilidades necesarias para poder salir de, en este caso la situación adversa. La introspección a veces suele dar miedo porque tememos encontrarnos con algo que no nos gusta, pero es una de las claves para conocerse a uno mismo y salir enriquecido de ello, saber cuáles son nuestros valores, nuestros objetivos y nuestros recursos para poder potenciarlos. Nos ayuda a reconocernos a nosotros mismos.

Independencia:

En diversos manuales se define como el saber fijar límites entre uno mismo y el medio con problemas; la capacidad de mantener distancia emocional y física sin caer en el aislamiento. Esto último es muy importante, porque a veces solemos encontrarnos con personas que hacen referencia a ser independientes y lo que hay detrás de ello es una protección de algo o alguien que a lo mejor ya no existe en el presente y les lleva al aislamiento y a un sufrimiento lento que le incapacita tener una vida social adaptada no desarrollando habilidades o haber aprendido de la situación adversa.

Capacidad de relacionarse:

Capacidad de establecer lazos e intimidad con otras personas. Las personas resilientes buscan la ayuda y el apoyo de los demás quienes ayudarán a procesar mejor el suceso adverso y sentirse que están a salvo, así como para ofrecernos una perspectiva diferente.

Iniciativa:

Capacidad de ponerse a prueba de forma progresiva lo que ayudará a desarrollar habilidades más sofisticadas para poder salir de las situaciones. La persona resiliente ha aprendido en el camino de su vida a ser objetivo y la introspección anteriormente comentada le ha dado lugar al conocimiento de sus capacidades y potenciarlas para poder llevarlas a cabo con mayor seguridad.

Humor:

Este atributo es muy importante debido a que nos ayudará a buscar lo cómico de la propia tragedia, ayudándonos a soportar sentimientos negativos asociados a la situación adversa mientras que trabajamos en su superación. La persona resiliente aprende a gestionar la incertidumbre y a no controlar la situación si no que aprende a salir reforzado de ella.

Creatividad:

Es una capacidad que ayuda a crear orden, belleza y finalidad a partir del caos y el desorden. Para desarrollar este atributo tenemos que dar paso primero a la reflexión. Esta capacidad se desarrolla a partir del juego en la infancia, por tanto dejemos que los niños sigan potenciando la imaginación lo que les ayudará en un futuro.

Moralidad:

Es la consecuencia de extender el deseo personal de bienestar a nuestro entorno y de comprometernos con nuestros valores. Por tanto, hay que ser fieles a nuestros valores y principios lo que nos ayudará a ser personas más consistentes generando emociones positivas en nosotros mismos y en los demás.

Capacidad de pensamiento crítico:

Este atributo es la combinación de los anteriormente descritos y que nos permite analizar de forma crítica las causas y responsabilidades de la adversidad (responsabilidad, no culpabilidad) para poder desarrollar habilidades que nos ayudarán a enfrentarnos y cambiar la situación. Pide cita con una psicologa | 

Reflexionó sobre la resiliencia y se dió cuenta que se lo podía aplicar a ella. La seguridad en sí misma y su capacidad de afrontamiento le había permitido seguir avanzando a pesar de las dificultades.

______________________________________________________

Serena Psicología es tu centro de psicología online formado por más de 15 psicólogas con amplia experiencia. Reserva tu primera sesión gratis sin ningún tipo de compromiso 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

serena psicologia, psicologia online, psicologia mujer

Blanca López

Calidez y empatía

Desde mi infancia me decían que iba a ser psicóloga por la escucha y el trato que daba a las personas de mi entorno haciéndoles sentir tranquilas en las situaciones difíciles y llegándoles a aportar herramientas valiosas para ese momento. Actualmente estoy aquí para acompañarte en tu camino.  Saber más.

Otros artículos de Blanca

¿ Cómo superar una pérdida gestacional?

Compartir en:

La pérdida gestacional provoca un dolor que pocas mujeres pueden compartir y expresar.

Cómo saber si sigo enamorado de mi pareja

Compartir en:

El amor es un sentimiento complejo que crece y a veces se transforma. Otras veces se reduce y se convierte en cariño. Te ayudamos a diferenciar entre ambos sentimientos.

Cómo aprender a decir «no»

Compartir en:

Con frecuencias nos encontramos con situaciones en las que alguien nos pide algo o que hagamos algo que no queremos o no debemos de hacer porque entra en contradicción con nuestros valores y nos ha costado, e incluso hemos sido incapaces de decir que “NO” y por consiguiente nos hemos arrepentido o culpabilizado por ello afectando a nuestra autoestima.

Sin comentarios

Publica un comentario