serena psicologia, psicologia online, psicologia mujer

Trastornos psicosomáticos, ¿qué son?

Compartir en:

Trastornos psicosomáticos.

 

Había ido al médico y le habían dicho que tenía un trastorno psicosomático, se había preocupado aún más porque eso significa que ella misma se estaba causando una enfermedad. Se estaba angustiando porque ya no sabía manejar ni su malestar ni cómo reaccionaba su cuerpo ante sus emociones.

 

Pide cita con una psicologa | Se ha definido trastorno psicosomático, como aquel trastorno que aparece físicamente en el cuerpo, que es comprobable médicamente, pero que es causado o incluso potenciado en el organismo por elementos mentales o psicológicos.  

Los procesos mentales, como manejamos pensamientos y las emociones que nos causan, tienen un efecto directo en el cuerpo, cuando no conseguimos manejarlo correctamente y son persistentes a lo largo del tiempo y de forma continuada, provocando un daño real en el organismo, normalmente debido a la liberación continuada de hormonas y neurotransmisores como el cortisol o la adrenalina.

Suelen ser trastornos que afectan a diferentes sistemas del organismo, como:

  • Endocrino: diabetes, alteraciones hormonales o de tiroides
  • Respiratorio: asma
  • Cardiovascular: cardiopatías, infartos, anginas de pecho, hipertensión arterial
  • Digestivo: úlceras de estómago, reflujo, colitis, colon irritable
  • Sistema inmune: alergias, alteraciones en la piel, eczemas, enfermedades infecciosas, algunos tipos de cáncer o enfermedades autoinmunes.

Es probable, aunque sea levemente, que en alguna época de más estrés de tu vida hayas notado que se cae más el pelo o se rompen más las uñas. Cuando has tenido una ruptura amorosa, te sientes más alterada y de repente tienes hipertensión arterial durante varios meses. Ante el fallecimiento de un padre, se te retira el periodo apareciendo dismenorrea. En un pico de estrés con mucho trabajo empiezas a tener picor por el cuerpo con escamas rojas…. 

Cuando estas situaciones reales se normalizan y vuelve la calma mental, tu cuerpo también se tranquiliza.

Este podría haber sido el inicio de un trastorno psicosomático si no hubieras vuelto a la calma en algún momento. Si estas situaciones se mantienen en el tiempo, el organismo también se queja y aparecen las enfermedades psicosomáticas, algunas leves, otras más severas con incremento del malestar e incluso incapacitantes para la persona que las sufre.

Igual que cualquier enfermedad, todo tiene tratamiento. Dependiendo del tiempo que lleves sufriendo esta patología, se puede tardar más o menos en notar mejoría. Pero además de atender a la parte física, también hay que poner atención a la parte emocional y mental que la ha causado. 

Este es el motivo por el que algunos médicos te mandan que inicies una terapia psicológica, no porque te estés inventando una enfermedad, sino porque el profesional que los atiende somos los psicólogos. 

 

Tratamientos psicosomáticos.

El primer paso que vamos a trabajar juntas, es buscar qué emoción está provocando en tu cuerpo esa reacción y cuál es el pensamiento que lo genera. Puede ser una situación reciente o algo que lleva pasando hace mucho tiempo y que momentos parecidos provoquen la misma reacción inicial. Es posible que al principio te fuera de utilidad lo que hiciste para salir adelante en tu vida, pero seguramente, actualmente no lo es. 

Todos los trastornos psicosomáticos son diferentes y el tratamiento va a ser distinto para cada persona. Pero principalmente vamos a trabajar juntas para, por un lado, calmar el cuerpo con alguna técnica de relajación y/o respiración que mejor se adapte a ti. Hay muchas, pero juntas elegiremos la que mejor te funcione o te sientas más a gusto. El objetivo es ir practicándola, hasta que forme parte de tu forma de respirar, desde la calma y el autocontrol.

Y por otro lado aprenderemos el manejo de los pensamientos, que son los que hacen aparecer las emociones en estas situaciones. Es posible que necesites reestructurar pensamientos que se hayan distorsionado, aprenderás a recolocarlos y darles otro sentido más realista y saludable. Recolocaremos las creencias disfuncionales que aparecen en la interpretación de determinadas situaciones, muchas veces de forma automática y sin que te hayas dado cuenta, juntas aprenderás a detectarlas. 

Todo ello, va ayudarte a actuar y comportarte diferente en la forma de reaccionar, a ti y a tu cuerpo. Pide cita con una psicologa | 

 

Pidió ayuda y empezó a entender el origen de todo aquello. Empezó a trabajar en ello y poco a poco todos los síntomas empezaron a colocarse y mejorar.

 

______________________________________________________

Serena Psicología es tu centro de psicología femenina online.Psicología para mujeres. Acude a tu primera sesión sin ningún tipo de compromiso o reserva una consulta de psicología urgente si lo necesitas.

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Silvia Álvarez

Resilencia y afrontamiento

Capacidad de anteponerse a la adversidad y salir fortalecida en las situaciones que puedan surgir en la vida. Juntas podemos cambiar la visión negativa y resurgir ante los problemas, con nuevas capacidades y habilidades para hacer frente y tomar decisiones con éxito, desde una visión más positiva, optimista y realista de la vida. Saber más.

Otros artículos de Silvia

Sumisión en una relación de pareja.

Compartir en:

TE contamos las caractarísticas de una persona sumisa en una relación de pareja.

Personas altamente sensibles (PAS)

Compartir en:

Más del 20 % de la población presenta un rasgo de personalidad con alta sensibilidad al procesamiento sensorial. Aunque no está considerado trastorno psicológico, hace referencia a cómo la estimulación sensorial es percibida por el sistema nervioso de forma simultánea.
Esta forma que tiene el cerebro de percibir los estímulos del mundo que nos rodea, da lugar a 4 aspectos del procesamiento sensorial que te contamos en el artículo completo.

4 consejos para dormir mejor

Compartir en:

Los trastornos del sueño, aunque no son patologías graves en sí mismas, producen serias consecuencias en la vida diaria, además del agotamiento físico, también provocan dificultades de concentración, memoria y atención, repercutiendo en un bajo rendimiento y una disminución en las interacciones sociales, profesionales o familiares.
Suelen coexistir o podrían ser el síntoma de otras enfermedades físicas, que sería importante analizar o descartar por un profesional.

Sin comentarios

Publica un comentario