serena psicologia, psicologia online, psicologia mujer

Relación entre psicólogo y paciente.

Compartir en:

La relación terapéutica entre paciente y terapeuta

 

Era la primera vez que se había planteado ir al psicólogo. Estaba muy confundida, no sabía bien en qué consistía esa relación. No sabía qué esperar ni cómo comportarse.

 

Pide cita con una psicologa | La psicoterapia ha sido descrita como una danza, “una sincronicidad de la mente y el cuerpo que ocurre entre el terapeuta y el cliente” (Schore, 2014, p. 388). La psicoterapia y el asesoramiento en general son escenarios para interacciones auténticas, íntimas y únicas entre un cliente y un terapeuta.

Con más de 200 enfoques diferentes hay comunalidades compartidas entre todos los métodos (Rivera, 1992): requieren una relación interpersonal, con el objetivo de ayudar al cliente a sanar o aliviar la angustia mediante sobre todo el uso del lenguaje y la transformación de reglas o creencias. Además  investigaciones que examinan los resultados de la psicoterapia y el asesoramiento han encontrado que solo el 15% del éxito del tratamiento se puede atribuir a factores específicos o  al tipo de terapia o  técnicas administradas (Hubble, Duncan y Miller, 1999), mientras que los factores comunes como las cualidades del terapeuta y la alianza terapéutica forjada son los determinantes fundamentales para la adherencia y éxito de la terapia. 

Durante los últimos 80 años, los psicoterapeutas han defendido que son estos  factores comunes no específicos, los responsables del éxito de su trabajo, siendo la alianza terapéutica  fundamental (Groth-Marnat, 2009).

 

Qué es la alianza terapéutica

 

El concepto de alianza terapéutica se remonta a la idea de transferencia de Freud (1913), que inicialmente se pensó que era completamente negativa. Más tarde, Freud consideró la idea de un apego beneficioso entre el terapeuta y el cliente en lugar de simplemente etiquetarlo como una proyección problemática. 

Zetzel (1956) definió más tarde la alianza terapéutica como un componente de relación no transferencial y no neurótico entre un paciente y un terapeuta que le permite al paciente comprender al terapeuta y al terapeuta comprender las interpretaciones de la experiencia del cliente y ver al cliente, la persona que es desde un punto a veces más allá del teórico.

Todos necesitamos las relaciones, apoyarnos en los demás, contar nuestro dolor o problemas, sentir que nos escuchan, que importamos a alguien; como seres sociales necesitamos dicho contexto de apoyo incondicional para acomodar el resto de la intervención y que se produzca así más tarde o temprano  el cambio. La alianza terapéutica es una relación única con el objetivo único de sanar pero también de ser sostenido y aceptado, y donde  las interacciones, los vínculos y el propósito juegan un papel en la curación, el progreso del tratamiento y el éxito del resultado del cliente.

Rogers (1951) es probablemente mejor conocido por enfatizar el papel del terapeuta en la relación, lo que lleva a lo que ahora conocemos como terapia centrada en el cliente, cuyos componentes activos son la empatía, la congruencia y la  aceptación incondicional.

 

Diferencias entre una relación profesional y personal

 

Pero ¿qué diferencia hay entonces entre una relación terapéutica y una personal donde también se busca apoyo y ayuda?

La diferencia entre la relación terapéutica y una relación social no profesional se puede leer en esta definición de psicoterapia:

“Una relación elegida y voluntaria entre al menos dos personas, una que sabe lo que está haciendo y la otra que quiere ayuda para cambiar su vida para mejor”.

(Rivera, 1992, pág. 52)

 

Es la relación de colaboración entre estas dos partes comprometidas en el compromiso común de superar  (que no necesariamente eliminar ) el sufrimiento del paciente y los pensamientos y comportamientos autodestructivos, y efectuar un cambio beneficioso. No es casual, y hay metas establecidas dentro de la duración de la relación, requiere el consentimiento y el compromiso de ambos para  trabajar hacia las metas acordadas con un punto de partida y un punto aproximado de finalización. Es una relación unilateral, en la que el terapeuta atiende las necesidades del cliente sin reciprocidad emocional/mental.

Donde además el terapeuta está en una posición de poder porque tiene el conocimiento, habilidades y destrezas profesionales. 

La relación terapéutica es de intimidad y fortaleza, brinda espacio para la reflexión y la sanación, y es la mejor herramienta de un terapeuta para provocar un cambio positivo en la vida de los demás.

La investigación sobre el poder de la relación terapéutica ha acumulado miles  de estudios y evidencia que incluyen su capacidad para predecir la adherencia, el cumplimiento, la concordancia y los resultados en una amplia gama de diagnósticos y tratamientos (Orlinsky, Ronnestad y Willutski, 2004).

Para entender mejor esta relación es importante conocer ciertos conceptos provenientes del origen del estudio de la relación terapéutica como sanadora: la Transferencia, contratransferencia  y la alianza de trabajo.

 

Transferencia, contratransferencia y alianza

 

Transferencia

Freud (1905) fue el primero en describir la transferencia como la repetición de una vieja relación. Ocurre cuando los sentimientos de un antiguo objeto/evento significativo crean sentimientos e impulsos que se transfieren al terapeuta, podría relacionarse al condicionamiento clásico pero se extiende a lo que las relaciones personales y sociales evocan en la persona por su historia pasada aprendida. Así si una persona ha aprendido a desconfiar de los demás por temor a ser abandonado de nuevo, con el tiempo sentirá estos mismos miedos por el terapeuta y reaccionará de forma similar con el terapeuta a cómo lo ha hecho en el pasado o con otras personas  (Lingiardi, Holmquist, & Safran, 2016).

En pocas palabras, la transferencia es la «transferencia» de sentimientos de viejas relaciones al terapeuta. Esto puede crear un espacio para la reflexión, la sanación y el aprendizaje de patrones más saludables de relación con los demás.

La transferencia ocurre en la terapia cuando el cliente proyecta sentimientos que tiene (o está experimentando por otra persona en su vida) sobre el terapeuta. 

 

Contratransferencia

La contratransferencia es cuando el terapeuta proyecta sus sentimientos en el cliente. Esto puede ser perjudicial para la alianza terapéutica y el progreso del cliente. La toma de conciencia de la contratransferencia es una parte importante del proceso y crecimiento profesional del terapeuta.

 

La Alianza

La alianza de trabajo es un componente de la relación terapéutica que puede definirse como la unión del lado razonable del cliente con el lado analítico del terapeuta. La alianza terapéutica es de naturaleza dinámica, y si es saludable  incluirá rupturas y reparaciones a lo largo de la terapia.

Bordin (1979) es famoso por conceptualizar la alianza de trabajo en tres partes: tareas, metas y vínculo.

  • Las tareas son los pasos, métodos y técnicas que deben implementarse para alcanzar las metas del cliente.
  • Las metas son lo que el cliente quiere obtener de la terapia y dependen del problema que se presente.
  • El vínculo entre el terapeuta y el cliente se forma a partir de la confianza en que las tareas seleccionadas moverán al cliente hacia sus objetivos.

La relación real comprende la atracción interpersonal y la compatibilidad que se produce entre el cliente y el terapeuta. Gelso (2011) ha descrito el concepto de la relación real en terapia con dos partes: autenticidad y realismo.

La autenticidad es la intención de evitar el engaño, incluido el autoengaño. El terapeuta debe conocerse a sí mismo y presentar una imagen precisa de quiénes son en la relación.

El realismo es experimentar al cliente de una manera que lo beneficie. Esta idea de realismo dentro de la relación abarca tanto la empatía como la comprensión.

Luborsky (1976) distinguió dos amplias fases, las primeras etapas de la terapia se basan en la percepción del cliente sobre el apoyo y la empatía del terapeuta.

En etapas posteriores de la terapia, se desarrolla una relación de colaboración para superar o abordar más específicamente los problemas del cliente. Durante esta segunda fase, hay una responsabilidad compartida en el trabajo hacia las metas.

 

Etapas de la relación terapéutica.

 

Rivera (1992) ha esbozado cuatro etapas de la relación terapéutica.

1. Compromiso

En la etapa inicial, el paciente y el terapeuta se ponen de acuerdo para dedicar tiempo y energía para lograr objetivos específicos. En esta etapa, la percepción del terapeuta, la intensidad de la motivación del cliente y la compatibilidad de personalidad/experiencias son factores importantes. A medida que el cliente describe y dibuja su vida/mundo/estado emocional ideal, mejora su capacidad para comprometerse a trabajar por ello. 

2. Proceso

Esta es la etapa más compleja y el corazón del tratamiento y de la relación ya que es cuando el terapeuta busca patrones, recopila información y la consolida.

El terapeuta buscará desencadenantes, ciclos e interacciones repetitivas en el cliente. Esta etapa también es cuando el terapeuta obtendrá información adicional y buscará implementar el cambio.

3. Cambio

Esta etapa representa la conclusión y el éxito del plan de tratamiento. El cliente puede aceptar su estado mental o emocional y adoptar hábitos para mejorar su bienestar.

4. Terminación

Durante esta etapa, el cliente se “autorregula”. El terapeuta y el cliente pueden reconocerse como individuos autónomos e independientes.

En esta etapa, se han resuelto la transferencia positiva y las formas regresivas de dependencia, y se  reconoce la evolución del cliente y su preparación  para desarrollar su vida de manera independiente.

 

Establecimiento de compromiso

 

Establecer límites saludables al comienzo de la terapia es una forma de establecer un entorno terapéutico saludable, que conduce a una terapia eficaz. Las reglas y los rituales son otras formas de establecer límites saludables (Zur, 2018).

Los límites saludables incluyen la autorrevelación adecuada para establecer confianza y una conexión con el cliente (Zur, 2018). La autorrevelación puede ayudar a los clientes a sentirse aceptados y puede normalizar su situación.

Las reglas le dan al cliente parámetros dentro de una sesión para tener la libertad de explorarse a sí mismo, sus pensamientos y sus emociones. 

Los rituales ayudan a proporcionar estabilidad y consistencia al cliente de una sesión a otra. Se pueden crear en colaboración con el cliente, como incluir hacer un ejercicio de atención plena para comenzar cada sesión o terminar la sesión con un pensamiento final o una palabra de agradecimiento.

Cuando los terapeutas cruzan los límites pensando en el bienestar del cliente, es probable que mejoren la alianza terapéutica. Puede ser una parte eficaz para establecer, mantener y reparar la valiosa relación terapéutica, como  caminar con un cliente en un espacio abierto fuera de la oficina para volar una cometa y superar el miedo a las cometas, o la autorrevelación adecuada para proporcionar una perspectiva alternativa, crear conexiones auténticas o nivelar el campo de juego

El cruce de fronteras debe abordarse con dos cosas en mente: el bienestar del cliente y el objetivo/eficacia de la técnica. Debe ser parte de un plan de tratamiento bien diseñado que considere el problema presente, la personalidad, el entorno, la cultura, la historia y el entorno/contexto terapéutico del cliente individual. Pide cita con una psicologa | 

 

Se dejó llevar por la confianza y la sensación de seguridad que sintió con su psicóloga. Pocas veces antes se había sentido así de bien con alguien. Poco a poco fue mejorando y superando los objetivos que se habían planteado. Todo comenzó así a ir mejor.

_____________________________________________________

Serena es el primer centro de terapia online para mujeres. Un espacio de bienestar emocional nutrido por psicólogas dispuestas a compartir todas sus herramientas. Escoge a la psicóloga con la que más empatices, elige el tipo de sesión que más se adapte a ti y acude a tu consulta desde la comodidad de tu casa o en tus descansos del trabajo.

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

María Aguirre

Cuidado empático transformando el malestar en camino

Mi objetivo en Serena es crear un impacto personal a largo plazo para ti y en tu vida: crecer y florecer creando un sentido por encima del dolor incluso cuando las circunstancias de la vida se vuelven duras o difíciles… Aúno un enfoque compasivo del ser humano y la filosofía con la terapia científica para ayudarte a auto conocerte, viendo conexiones de tu historia con tus actuales hábitos y su impacto en tu vida y las cosas que amas.  Saber más.

Otros artículos de María

Mindfulness, qué es y como se práctica

Compartir en:

Aunque el Mindfulness se originó en las tradiciones budistas, ahora se estudia y analiza científicamente desligado de sus raíces religiosas no sólo en la psicología, sino en la neurociencia, física y filosofía (Fletcher y Steven, 2005). Los principales líderes espirituales, como el Dalai Lama, también investigan su impacto en el bienestar psicológico

¿Depresión o crisis vital?

Compartir en:

La depresión, es una enfermedad como tal o ¿esta circunscrita a características histórico-socio culturales que rodean al individuo? ¿Por qué antes no existía la “depresión” como tal? ¿No sufrían tristeza, abatimientos, sin sentido, duelo y otros síntomas similares nuestros antepasados?

Los valores en terapia

Compartir en:

Hay momentos en el trabajo terapéutico que desafían y amplían nuestras propias visiones acerca de qué es la vida, quién es el cliente frente a mí y qué es posible.
La terapia de aceptación y compromiso ACT, sabe que estas transformaciones están en los valores, el corazón. El trabajo con valores es como un punto de entrada al corazón de alguien.
Podría ser un joven cansado de vivir en medio de un mundo demasiado descuidado, que se siente solo por la manera en que siente al mundo que lo rodea.
Podría ser la paciente que recientemente ha sufrido un accidente y su vida ha cambiado drásticamente, se han ido muchas cosas, con ellas los sueños y ella misma también, busca un sentido para quedarse, para seguir.

Sin comentarios

Publica un comentario