mi hijo come mal, serenapsicologia

5 Pautas para que nuestros hijos coman bien

Compartir en:

Su bebé ya estaba creciendo y tenía que empezar a darle alimentos sólidos. No sabía como empezar para hacerlo bien. Ella de pequeña había sido muy mala comedora, desarrollando incluso fobia a algunos alimentos. No quería que a su hijo le pasara lo mismo

 

Pide cita | Las consultas de pediatría y de psicología infantil están llenas de padres y madres angustiados porque sus hijos no comen bien, o no todo lo bien que ellos consideran que deben de comer. Niños con aparente falta de apetito, fobia a la comida, niños que tardan mucho en comer, etc. Hay muchos motivos de preocupación en consulta. Como padres y madres, ¿ qué podemos hacer?

El niño mal comedor ( o niño que come mal) se va produciendo con el tiempo. Un bebé , cuando nace, su instinto primario es llorar para comer. Lo habitual es que coma cada poco tiempo y arranque en llanto cuando no lacta. Sin embargo, el paso del líquido al sólido es el momento clave para conseguir (o no) que nuestro bebé sea un futuro buen comedor.

 

 5 pautas para educar a un buen comedor

No le obligues a comer.

Ponemos en primer lugar el más importante. Nunca, nunca, obligar a comer. Todas las mamás hemos sido testigos de cómo nuestros niños se ponían malitos y eran capaces de no comer durante días. Otras muchas veces sin causa aparente, no tienen hambre y no quieren comer nada. Bien. Es angustiosísimo, lo sé, pero este es el momento clave para hacer un futuro mal comedor o no: Déjale un tiempo, confía en el instinto de supervivencia de tu hijo y controla tu ansiedad. Ofrécele pero no obligues. Si hacemos algo por obligación deja de gustarnos. Si les obligamos a comer cuando no tienen ganas la comida dejará de ser algo apetecible en el futuro. Habrá etapas donde quiera comer más y otras que coma menos, depende de su momento de crecimiento, es normal. Controla tu ansiedad y no le obligues.

No le des a tu hijo algo que no te comerías tú.

He visto a padres y madres intentar dar un puré a sus bebés de mil mezclas de alimentos con un sabor a rayos. Cuando su bebé los rechaza se sorprenden. Pero es muy sencillo: a tí no te gusta y a él tampoco. No le des cosas que no son apetecibles.

Mejor comer juntos

Dependiendo de la edad de tu hijo, habrá más o menos posibilidades de llevar a cabo esta pauta pero es importante comer juntos. La comida no solo es un alimento nutritivo, también es un» alimento» social. Las comidas y/o cenas son una oportunidad de reencuentro con nuestros hijos, una ocasión perfecta para charlar, compartir experiencias, contarnos cosas, observarles…en definitiva: estar juntos.Si ese momento es agradable, la comida será un medio para estar juntos y hay muchas más posibilidades de que les guste.

En la hora de la comida, habla de todo menos de la comida.

Para que la comida sea un momento agradable donde estar, evita hablar de ella más allá de comentarios básicos y positivos (al ser posible): » que rica está la comida», por ejemplo, y pasa a otro tema agradable.                 

Evita prestar en exceso atención a la comida o acto de comer. Intenta no decir: » mastica», «come» ,»vas muy lento», » no comes nada»,» te lo tienes que comer todo», etc…

Se su modelo de buen comedor

Como todo en la maternidad, somos modelos para todo. Si tú comes cosas nuevas, tu hijo te verá y hará lo mismo ( quizá no ahora pero seguramente en un futuro), si comes sano él tenderá a comer sano, si disfrutas de la comida, él lo hará también.

Si quieres que pruebe alimentos nuevos, póntelos primero tú. Si demuestra interés, ofréceselos si quiere probar. Recuerda: ¡no obligues!

Evita ofrecerle alimentos azucarados y salados.

Este punto es importante para que nuestros hijos quieran probar todo tipo de alimentos ( incluido frutas y verduras), no solo por salud física ( el azúcar y la sal son insanos) sino porque nuestros hijos se acostumbran a los sabores dulces o salados y luego las frutas y verduras no les saben a nada. Pero no es que las frutas o las verduras no sepan a nada, sino que no les saben a nada a nuestros hijos. Su paladar se ha acostumbrado al azúcar y la sal. Intenta evitarlos.

Mejor sin tele ni móviles

Algunos papás y mamás ponen distractores a sus hijos para que se concentren en otra cosa y abran la boca sin protestar, pero aquí el bebé o niño no está disfrutando de la comida ni de ese momento de estar juntos. Come sin darse cuenta o por mero trámite, y esto no favorece para que nuestro hijo sea un futuro buen comedor 

Deja que toque y coja él la comida en pequeños trozos.

Se ponen perdidos, es verdad. Todo se ensucia y ellos terminan hechos un cuadro, pero en toda educación se necesita una inversión de tiempo y esfuerzo. Si ofreces a tu hijo pequeñas piezas de diferentes sabores y texturas y le dejas que él elija pequeños trozos y se los lleve a la boca, se sorprenderá de la experiencia y querrá probar más. Si le trituramos todo, la experiencia sensorial del niño se reduce mucho y pierde la mayor parte de su interés. Si es bebé y está empezando a comer sólidos, ponle pequeños trozos de sabores distintos y blandos, ¡dejales experimentar con la comida!.

 

*Si te interesa el tema y quieres profundizar más, te recomendamos leer el libro de Julio Basulto » Se me hace bola».

Y si tienes problemas con tu hij@ y la comida y necesitas pautas más personalizadas, no dudes en consultar a un profesional de la psicología.

 

Decidió comer con su hijo cada día, aunque tuvo que cambiar sus horarios. Se dió cuenta que su hijo se interesaba mucho por su comida y empezó a darle pequeñas piezas. Las comidas se convirtieron en un momento muy agradable para los dos.

 

______________________________________________________

Serena Psicología es tu centro de psicología online para la mujer. Acude a tu primera sesión gratis sin ningún compromiso o reserva una consulta de psicología urgente si lo necesitas. 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Lorena González

Calma y tranquilidad

Aporto un espacio de tranquilidad en Serena. Doy soporte a mis pacientes para crear y mantener un espacio seguro donde identificar sus preocupaciones y aprender a evitar que se interpongan en el camino hacia su bienestar y objetivos. Saber más.

Otros artículos de Lorena

Cómo conseguir un orgasmo

Compartir en:

Hoy es el día del orgasmo femenino, un buen día para aprovechar y hablar sobre la sexualidad femenina.
Cada día en consulta me encuentro muchas mujeres que, sin tener anorgasmia, tienen mucha dificultad para llegar al orgasmo en pareja, especialmente cuando su pareja es un hombre.
No es difícil de entender. A día de hoy la sexualidad femenina es la gran desconocida, incluso para las propias mujeres. Vivimos en un mundo donde la educación sexual es practicamente nula, donde la única fuente de información es internet y, más en concreto, la pornografía.
Sin embargo, el placer femenino es mucho más de lo que puede verse en un video de adultos. No olvidemos, que la mayoría de estos videos son realizados por directores masculinos. Si tenemos esto en cuenta y sabemos que la sexualidad femenina y masculina son muy distintas, es evidente que la información que llega a los jóvenes sobre la sexualidad ( y a muchos adultos) está muy sesgada. Algo muy a tener en cuenta si hablamos de como conseguir el climax femenino.

Cómo recuperar el deseo sexual en la pareja

Compartir en:

Si no recuerdas la última vez que tuviste relaciones sexuales con tu pareja cuando antes eran frecuentes, es posible que estés pasando por una época de perdida de deseo.
No te asustes, esto es normal en las parejas que llevan varios años juntas. Puede que hayáis tenido rachas de una muy alta actividad sexual y ahora eso haya cambiado, pero esto pasa a muchas parejas. Las rutinas, el estrés del día a día, la falta de novedad, etc. hacen que la estimulación baje, y con ello, el deseo.

La tristeza: Sus otras formas de expresión.

Compartir en:

Cuando pensamos en una persona deprimida siempre tendemos a hacerlo imaginándonosla con expresión de tristeza e incluso con llanto. Creemos que a las personas que están pasando por un mal momento se les nota la tristeza en el rostro y en sus acciones. Es común pensar de esta manera cuando nos viene a la cabeza alguien «deprimido». Pero la realidad es que muchas veces las personas que no se encuentran bien pueden llegar a tener una gran capacidad para no transmitirlo y ocultarlo en su entorno. Aún así, hay ciertos comportamientos que nos pueden dar pistas.

Sin comentarios

Publica un comentario