fbpx
fases amor, psicologa lorena Gonzalez, serena psicologia, psicologia para mujeres

Las fases del amor

Compartir en:

Llevaba ya muchos años con su pareja y había notado cambios. Ya no sentía ese deseo tan intenso de estar con su pareja, aunque sabía que le quería. Pensaba que su vida era mejor con ella pero tenía dudas sobre si sentía amor o solo cariño.

 

Pide cita | En artículos anteriores de Serena Psicología hemos hablado de ” Los componentes del amor” y de “los tipos de amor” y en este artículo vamos a hablar de sus diferentes fases.

¿ Te has preguntado alguna vez si estás enamorado de tu pareja? ¿ si lo estás igual que antes? ¿ si no estarás confundiendo amor con cariño? ¿ sientes que tus sentimientos hacia ella han cambiado? 

Todas las relaciones de amor romántico ( amor en pareja) pasan por distintas fases, y es muy importante tenerlas en cuenta para no malinterpretar sensaciones.

El amor

Pero para empezar ¿ qué es el amor? . Todos lo hemos sentido alguna vez y todos somos capaces de hablar y opinar sobre él pero, ¿podemos definirlo? pocas palabras son más difíciles de definir que ésta.

Si vamos a la Rae ( Real Academia Española) nos encontramos con varias definiciones. Una de ellas es:

  • Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear

Ahora bien, unas personas los definirán de una manera más romántica que otra y esto es , sobretodo, porque cada uno define el amor en una fase diferente.

Muchos profesionales de la psicología se han interesado por el estudio de las diferentes fases del amor y no hay consenso en el número exacto que describen. Pero todos estamos deacuerdo en que las relaciones pasan por diferentes fases y que estas son las más comunes:

 

Etapas de una relación

 

Enamoramiento

Esta es la fase inicial de una relación. Las primeras señales suelen ser puramente físicas. En la mayoría de las situaciones es tu cuerpo quien te señala que algo está pasando.

En una fase muy inicial, si te acercas a esa persona tu cuerpo reacciona involuntariamente con señales como: te late el corazón más rápido de lo habitual, te ruborizas, sientes nerviosismo, te apetece rozarle o tocarle, no puedes dejar de mirarle, en una multitud tu atención está dirigida a esa persona y le tienes “geolocalizado”, buscas contacto visual, etc…

Si no estás con esa persona: fantaseas con ella, planeas encuentros para coincidir con él, piensas en esa persona más de lo normal, etc

Si el sentimiento es recíproco y la pareja inicia acercamiento, es una fase de mucha atracción física y mental ( a nivel sexual y emocional), te interesa todo de esa persona y pueden aparecer diferentes miedos, el principal: el miedo al rechazo.

En esta fase participan múltiples neurotransmisores (oxitocina, serotonina, dopamina y vasopresina….) que son los que hacen tener ese estado de exaltación y “subidón”, puedes pasar noches enteras con esa persona sin dormir y sin sentir cansancio ni hambre gracias a estas hormonas. Por supuesto, esto dura un tiempo limitado.

Es importante señalar que estas sensaciones no son fáciles que sucedan recíprocamente, con lo cual siéntete afortunado si te sucede. Puede que te pase pocas veces en la vida.

 

Amor romántico

El amor romántico empieza a establecerse cuando deseamos continuar con esa persona y empezamos a hacernos preguntas de tipo : ¿ puedo contar con esa persona? ¿ quiero mantener a esta persona en mi vida? ¿ puedo confiar en ella?… si respondemos afirmativamente a estas preguntas, se va estableciendo una fase algo más estable.

Esta fase es muy importante a la hora de generar un apego sano en la pareja. Cuando no podemos responder afirmativamente a alguna de esas preguntas, el vínculo generado en la pareja puede ser inestable, generando un apego “inseguro” que puede dar lugar a una relación muy tóxica y dañina.

A nivel sexual sigue habiendo una atracción y deseo sexual fuerte, aunque puede que ya no sea tan intenso como al principio. 

Es en esta fase donde debemos poner en práctica nuestras capacidades de comunicación, negociación, empatía y gestión de conflictos. En este momento la pareja empieza a conocerse de verdad, y ese conocimiento da lugar a la adaptación y ajuste entre ambos, crucial para la evolución o no de la pareja.

 

Amor maduro

Si la pareja logra superar la fase anterior el amor se convierte en un amor “maduro”.

En esta fase la confianza y seguridad en la pareja se ha establecido, siendo la tranquilidad la protagonista en la relación. 

La atracción sexual no es tan intensa como en las fases anteriores, pero el sexo es agradable y placentero, aunque menos frecuente. La pareja da más peso e importancia al apego, vínculo, implicación emocional , compromiso y el AMOR. Es ahora cuando, a pesar de conocerse con sus virtudes y defectos, se aman profundamente y con respeto, gestionan los conflictos y se complementan perfectamente. 

La pareja se alimenta en esta etapa de mucha comprensión, dejando a un lado la parte más individualista y pensando más en una unidad compuesta por ambos. Se tiene en cuenta a la pareja en las decisiones personales. El amor se percibe como algo seguro y los miembros se sienten más  libres y tranquilos gracias a la confianza, disponiendo de espacios en común e individuales, siempre acordados con un diálogo previo. Los conflictos son muy poco frecuentes y, cuando se producen, se gestionan con facilidad.

 

Llegar a un amor “maduro” no es una simple cuestión solo de tiempo, puede haber parejas que llevan muchísimos años y no consigan entrar en esta fase. Para conseguirlo la clave es sencilla y a la vez complicada: Hay que cuidarlo.

Cuidar una pareja es un acto consciente, un quehacer diario que implica: Comprensión, apoyo, generosidad, visión empática y comunicación.

Hay parejas que no pasan por todas las fases, otras parejas que malinterpretan el paso de una fase a otra como “desamor” y personas con un perfil adictivo que no entienden el amor más allá de la experiencia  de una primera fase, estando en constante búsqueda de esa activación física y mental tan intensa.

El amor es un sentimiento complejo que la pareja va construyendo conjuntamente. Tener la suerte de experimentar el amor en todas sus fases requiere de una implicación importante por ambas partes de la pareja. Pide cita

 

Entendió el amor como algo en constante cambio y supo que había pasado a una fase diferente. Quizá ya no tenía tantas ganas de verle a cada instante ni le latía el corazón rápido cuando le veía, pero sabía que ahora habían construido algo más importante.

 

Lorena González

 

 

____________________________________________________________________

Terapia para a la mujer | Nuestro centro de psicología femenina online ofrece diferentes modalidades de sesiones terapéuticas de mujer a mujer. Prueba tu primera sesión gratis

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Lorena González

Calma y tranquilidad

Aporto un espacio de tranquilidad en Serena. Doy soporte a mis pacientes para crear y mantener un espacio seguro donde identificar sus preocupaciones y aprender a evitar que se interpongan en el camino hacia su bienestar y objetivos. Saber más.

Otros artículos de Lorena

Cómo gestionar las rabietas

Compartir en:

Si te dispones a leer este artículo sobre las rabietas supongo que es porque tienes un niño entre los 18 y 36 meses ( o quizá algo más ́) que está con estos episodios. Lo primero que quiero decirte es: ¡ enhorabuena! ¡ Tienes un niño sano y normal! porque lo normal es eso, que un niño en esta franja de edad tenga algunos episodios de rabieta.

4 técnicas de relajación para adultos

Compartir en:

Las técnicas de relajación son herramientas que los terapéutas utilizamos para que las personas que acuden a terapia disminuyan su estrés o tensión, así como para enfrentarse a situaciones temidas o que provocan ansiedad. Estas técnicas son fundamentales para controlar los miedos, ansiedad y estrés y para poder evolucionar en la terapia.

Cómo hacer que tu hijo sea responsable

Compartir en:

Algo de lo que nos quejamos mucho los padres y que genera muchos conflictos en las familias, es que nuestros hijos no sean responsables.
A nuestra carga personal de nuestro día a día se suma la carga extra de las pequeñas cosas de nuestros hijos, especialmente cuando empiezan en primaria, cuando tienen que empezar a estudiar, hacer alguna tarea, llevar libros al cole, etc
Por ello es de suma importancia que nuestros hijos adquieran el valor de la responsabilidad y que como padres les eduquemos en esa línea desde que son pequeños para el bienestar suyo y de la familia en el presente, y para el futuro adulto que será.

Sin comentarios

Publica un comentario