serena psicologia, psicologia online, lorena gonzalez

Cómo recuperar el deseo sexual en la pareja

Compartir en:

7 consejos para aumentar el deseo por tu pareja.

 

Había notado que ya no tenía tantas ganas de tener relaciones sexuales con su pareja. No sabía si era normal por llevar tanto tiempo juntos, o es que algo le estaba pasando. Quería recuperar aquello que sentía antes, pero el trabajo y el estrés era lo único que ocupaba su cabeza la mayor parte del tiempo.

 

Pide cita con una psicologa | Si no recuerdas la última vez que tuviste relaciones sexuales con tu pareja cuando antes eran frecuentes, es posible que estés pasando por una época de pérdida de deseo.

No te asustes, esto es normal en las parejas que llevan varios años juntas. Puede que hayáis tenido rachas de una muy alta actividad sexual y ahora eso haya cambiado, pero esto pasa a muchas parejas. Las rutinas, el estrés del día a día, la falta de novedad, etc, hacen que la estimulación baje, y con ello, el deseo.

No todas las parejas experimentan un alto grado de deseo sexual. Hay algunas que se mantienen con ninguna, pocas o escasas relaciones sexuales desde el principio porque ambas partes no tienen esa necesidad o interés. Esto está bien si ambos estáis satisfechos con la relación. 

Este artículo se dirige más hacia aquellas parejas que sí han experimentado un alto grado de deseo sexual y éste ha bajado temporalmente y desean recuperarlo, bien porque alguna de las partes lo echa de menos, afecta a la pareja, o simplemente, se quiere recuperar ese nivel de placer.

Antes de dar unas pequeñas recomendaciones para aumentar la líbido y el deseo sexual, es importante recordar que las relaciones pasan por diferentes fases y que el deseo sexual en la pareja también. El deseo al inicio de una relación es muy intenso debido a una serie de estímulos nuevos y neurotransmisores que participan en la primera fase, los cuales cambian o se modifican con el paso del tiempo. Siendo realistas, tengo que comentar que es difícil que una pareja mantenga la misma intensidad sexual que al principio de la relación después de años juntos, pero sí puede haber mucho deseo y mucho placer para los dos en la pareja si ambas partes cuidan también esta parcela.

 

Cómo aumentar el deseo sexual

 

Revisa las otras parcelas de la relación.

El sexo en una pareja rara vez es un acto independiente del resto de la relación.  El estrés, la falta de comunicación y el desgaste en la relación hará que el apetito sexual baje mucho.

Mejorar la comunicación y el vínculo en la pareja es fundamental para dar espacio a la intimidad sexual. Hay que reservar un espacio para hablar , escucharse, tratarse con afecto, darse alguna caricia…éstos son actos importantes en la relación. Si una pareja discute en exceso y los malos ratos son frecuentes, es raro que el deseo sexual se mantenga alto.

Otras parejas viven tan inmersas en el día a día que el contacto físico no sexual se reduce mucho, dejan de abrazarse, de besarse y de acariciarse, lo cual no favorece la intimidad en la pareja. Recupera buenos hábitos como abrazaros antes de dormir o despediros con un beso si lo habéis perdido. Evita los reproches y las discusiones, si no podéis solos, la terapia de pareja puede ayudaros. Esta parte es fundamental para una buena relación sexual.

 

Estímulos nuevos

Una de las protagonistas en el deseo sexual y una de las cosas que más excitación produce es la novedad, por ello los inicios de la relación sexual suelen ser más excitantes. Es cierto que en una relación de pareja que lleve años el nivel de novedad se reduce mucho. Una vez que ya los miembros de la pareja se conocen y han practicado el sexo juntos en numerosas ocasiones, la novedad disminuye. Pero siempre hay un espacio para introducir experiencias nuevas. Puedes probar posturas nuevas, utilizar objetos sexuales, descubrir juntos algún aparato en un sex-shop con el que jugar juntos, practicar sexo en diferentes estancias de la casa o en sitios nuevos, no establecer el sexo a una hora concreta y rígida (no solo puedes practicar sexo de noche, prueba a tener sexo alguna mañana), en definitiva, piensa siempre en sorprenderos lo máximo que podáis.

 

Literatura o películas eróticas

El sexo llama al sexo. Cuanto más pienses en sexo y lo metas en tu cabeza más deseo tendrás. Piensa en momentos tuyos eróticos, anteponte a situaciones que puedan dar lugar a sexo. La novela erótica ayuda mucho a despertar ese deseo y mantener viva esa parcela. Fantasea todo lo que puedas. Si leer no te gusta, puedes ver películas eróticas (mejor eróticas que porno) ya que alimentan las fantasías y activan el deseo.

 

Descubre lo que te gusta

Muchas mujeres tienen mucha dificultad para saber lo que les excita y les gusta, lo cual es un paso importantísimo para poder disfrutar de una relación y mantener así el deseo sexual. Para ello es una buena idea masturbarse y descubrir qué zonas son las más erógenas en ti y que prácticas te gustan más o menos. Empieza observando cómo es tu cuerpo desnudo y descúbrete si aún no lo has hecho.

 

Revisa tu autoestima

Muchas mujeres tienen tantos complejos que les resulta muy difícil estar centradas en la relación en sí y en los estímulos, lo cual les imposibilita mucho disfrutar del momento sexual. 

Si prefieres tener relaciones sexuales con la luz apagada para que no te vean mucho, si te cuesta quitarte la ropa por complejos, o estás más pendiente de lo que va a pensar el otro de ti que en tu placer, puede que tengas la autoestima baja y te esté dificultando disfrutar la relación en su totalidad.

Sentirte segura hará que puedas disfrutar de tu cuerpo y el de tu pareja centrando solo la atención en tus sentidos (que ves, que sientes en tu piel, que escuchas, qué hueles…), y evitará el síndrome del espectador en tus relaciones sexuales (esto es, salirte de la relación para observarte desde fuera, en la mayoría de los casos, para juzgarte), uno de los motivos por los cuales es difícil llegar al orgasmo y disfrutar de tu pareja.

 

Habla con tu pareja sobre sexo

Es difícil encontrar parejas que hablen con naturalidad de lo que les gusta o les falta en la relación sexual. Sin embargo, tenemos por lo general facilidad para pedir cambios en otros ámbitos (Ej. que recoja lo que ha dejado desordenado, que no llegue tarde a vuestras citas, etc.), pero nos resulta muy difícil decir si algo de lo que ocurre en “la cama” no nos está gustando o si queremos probar otras cosas. 

Igual que comentamos cosas a mejorar en otras parcelas de la vida, es importante hablar también de la parcela sexual. Como siempre, decir las cosas con cariño, con respeto y sin reproches hará que podáis crecer juntos y disfrutéis más de vuestra sexualidad.

 

Reserva un espacio para la intimidad sexual

Si os cuesta encontrar un espacio en el día a día donde “surja” tener relaciones sexuales, háblalo con tu pareja y acordar un espacio de encuentro. A veces tenemos la creencia errónea de que el sexo debería surgir de manera espontánea, pero a veces esto es bastante difícil. Queda con tu pareja para estar de manera íntima a una hora determinada y reservaros ese espacio para poder disfrutar juntos y tranquilos, sin relojes ni prisas.Pide cita con una psicologa

 

Habló con su pareja y decidieron reservarse un espacio en sus agendas para estar juntos. Sabía que no era lo ideal, ya que antes no había que “programar” los encuentros, pero era cierto que hace años disponían de más tiempo juntos que ahora. Reservar ese espacio para los dos hizo que se diera cuenta que nada estaba sucediendo, sino que solo necesitaban un espacio de tranquilidad, y así, poco a poco, volvieron a disfrutar de estar juntos.

____________________________________________________________________

Terapia para a la mujer | Nuestro centro de psicología femenina online ofrece diferentes modalidades de sesiones terapéuticas de mujer a mujer. Psicología online. Prueba tu primera sesión gratis

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Lorena González

Calma y tranquilidad

Aporto un espacio de tranquilidad en Serena. Doy soporte a mis pacientes para crear y mantener un espacio seguro donde identificar sus preocupaciones y aprender a evitar que se interpongan en el camino hacia su bienestar y objetivos. Saber más.

Otros artículos de Lorena

La tristeza: Sus otras formas de expresión.

Compartir en:

Cuando pensamos en una persona deprimida siempre tendemos a hacerlo imaginándonosla con expresión de tristeza e incluso con llanto. Creemos que a las personas que están pasando por un mal momento se les nota la tristeza en el rostro y en sus acciones. Es común pensar de esta manera cuando nos viene a la cabeza alguien «deprimido». Pero la realidad es que muchas veces las personas que no se encuentran bien pueden llegar a tener una gran capacidad para no transmitirlo y ocultarlo en su entorno. Aún así, hay ciertos comportamientos que nos pueden dar pistas.

8 rasgos de inmadurez emocional en nuestra pareja

Compartir en:

Muchas personas acuden a consulta porque sus parejas no actúan o manejan sus emociones como ellos esperan y esto les causa mucho sufrimiento, desconcierto y dificultad en la pareja. Pero es cierto que un porcentaje de la población no consigue alcanzar una buena madurez emocional y esto puede causar situaciones difíciles en momentos que serían fácilmente resueltos con una buena comunicación por personas maduras.

Bienestar emocional: 7 Propósitos de año nuevo

Compartir en:

Empezar un nuevo año invita siempre a la reflexión. Los nuevos comienzos hacen que nos propongamos metas para el futuro a corto plazo. El día de nuestro cumpleaños, cuando cambiamos de década, cuando empezamos un nuevo curso escolar o, en este caso, cuando empieza un año nuevo.
Aprovechando esta época donde todos nos paramos a reflexionar un poco más el camino a seguir, aquí os traemos una serie de recomendaciones que creemos que es importante no perder de vista para conseguir sentirnos mejor en nuestro día a día.

Sin comentarios

Publica un comentario