controlar la ira, control de ira test, curso control de la ira madrid, control de la ira libro, como controlar la ira y la agresividad, control de la ira en niños, estrategias control de la ira, trastorno explosivo intermitente, ataques de ira test, ataques de ira en la pareja, ataques de ira y depresión, trastorno explosivo intermitente test, vivir con una persona con ira, ataques de ira soluciones

Cómo controlar la ira

Compartir en:

Se molestaba muchísimo cuando la gente llegaba tarde. Tanto, que entraba en un bucle de pensamientos negativos que le hacían sentir como si la gente no se preocupara por ella o no la tuviese en cuenta lo suficiente. A menudo, para cuando la persona llegaba, ella ya tenía un nivel de ansiedad que solo sabía comunicar en forma de agresividad e ira.

 

Pide cita | La ira es una emoción, y como tal, no es ni positiva ni negativa. Desde que somos pequeños los adultos que nos rodean  categorizan las emociones que sentimos en términos de positivas y negativas. Aquellas que se consideran como negativas muchas veces se nos enseña a reprimirlas, puesto que no son «adecuadas».

La ira se considera socialmente como no adecuada, por lo cual no puede ser expresada. Pero la ira nos permite mostrar nuestro malestar o disconformidad con alguna situación, acto u opinión de otra persona. Estos sentimientos son válidos, y si aprendemos a reconocerlos y manejarlos adecuadamente, podemos canalizar la ira de forma diferente. 

 

¿Cómo controlar la ira y la agresividad?

Cuando sentimos que nos domina y estamos desbordados, cuando la dirigimos de forma desmedida hacia otras personas, cuando el bienestar de los demás y el nuestro propio se ve comprometido o cuando aparece en situaciones que no revisten importancia, hablamos entonces de una ira problemática o no adaptativa. 

Ira reactiva

Cuando se presenta de forma impulsiva e inmediata en respuesta a una situación, un objeto o una persona que nos produce un malestar o disgusto, bien porque lo consideremos una injusticia, un insulto o una agresión. 

Ira pasivo-agresiva

Los sentimientos negativos se expresan a través de actos o palabras pero de forma indirecta hacia otra persona. Un ejemplo claro es cuando hablamos mal de otra persona sin que esta esté presente, o le retiramos la palabra. 

Ira evitativa

Actuamos como si todo estuviera bien cuando realmente estamos molestos. Incluso hay personas que no siempre son capaces de reconocer cuando algo les molesta. Pero este tipo de ira se internaliza, reprimiendo el sentimiento correspondiente, lo cual a larga repercute negativamente en nosotros. 

Ira directa

Admitimos que nos encontramos molestos o fastidiados por algo pero lo manifestamos de forma racional, constructiva y asertiva. No generamos conflicto y somos capaces de aliviar nuestros malestar de forma adecuada.

¿Debemos expresar la ira y el enfado?

¿Es necesario entonces expresarla de forma libre? No es fácil responder a esta pregunta, puesto que expresar nuestros sentimientos de ira puede llevar a lastimar a otras personas. No podemos olvidar que la ira puede derivar en agresión, bien sea verbal o física. Por lo tanto, es mucho más conveniente que seamos capaces de evaluar las situaciones que nos alteran. Si esto lo hacemos de forma racional, veremos que en muchas ocasiones reaccionamos de forma desproporcionada y podemos aminorar el impacto de nuestras emociones. 

Ataques de ira: 7 consejos de una psicóloga

  1. Aprende a relajarte: respira profundamente. Después, nos repite mentalmente frases que te tranquilicen y  den ánimo. Piensa en algo o alguien que te genere emociones positivas.
  2. Cambia el chip, cambia los pensamientos: evalúa si son racionales, no te pongas en los extremos, no todo es blanco ni negro.
  3. Sé asertiva: tienes derecho a expresar tus derechos, deseos, emociones y puntos de vista pero sin ofender a los demás. Es bueno aprender a escuchar a los otros y a reforzar nuestra tolerancia.
  4. Afronta las situaciones: a veces la solución no está en resolver el problema sino en manejar las situación. Ten paciencia y acepta también que no todos los problemas se pueden resolver.
  5. Comunícate mejor: no grites, modula tu tono de voz, no te centres en lo negativo. No saques conclusiones antes de tiempo y no uses palabras que puedan herir a los demás.
  6. Sentido del humor: obsérvate desde fuera, intenta aplicar el humor a alguna expresión que hayas utilizado o dale la vuelta a las situaciones que te han molestado.
  7. Tiempo fuera: evita continuar con lo que te ha alterado, sal y mantente a solas hasta que te sientas más tranquila. El mindfulness o ejercicios de consciencia plena pueden ayudarte.

 

Practicó algunas formas alternativas para expresar lo que sentía y entendió que la ira mal conducida solo repercutía en un mayor malestar propio y ajeno. Poco a poco se dio cuenta que se sentía mejor al canalizar su ira de manera directa y racional. Aprendió a modular su tono de voz y temperamento a base de práctica y conciencia. Aprendió también a tomar distancia de las situaciones tóxicas que le provocaban una ira reactiva y en las que ya había intentado solucionar previamente a través del diálogo constructivo. 

Serena Psicología | Nuestro centro de terapia femenina online cuenta con un servicio de psicología urgente o consulta de urgencias, para casos que necesiten atención inmediata o brotes de ansiedad y estrés. 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Serena es el primer centro de psicología femenina online. Un espacio de bienestar emocional formado por psicólogas especializadas y dispuestas a compartir todas sus herramientas. Escoge a la psicóloga con la que más empatices, elige el tipo de sesión que más se adapte a ti y acude a tu consulta desde la comodidad de tu casa o en tus descansos del trabajo.

Otros artículos de Serena

Como gestionar la necesidad de control

Compartir en:

Desde pequeños nacemos vulnerables y son nuestros cuidadores los que nos alimentan, cuidan y protegen. Nuestras experiencias infantiles nos marcan. Cómo nos han hecho sentir de protegidos y valorados va a determinar cómo me enfrento luego como adulto a mi vida. Además, si a nuestros padres o cuidadores les vimos capaces o no de hacer frente a los gastos, tareas, problemas e imprevistos. O si más bien fueron descuidados, negligentes, y sentimos que se evitaban los problemas, que luego trajeron consecuencias y vivencias difíciles.
Aunque pueda parecer contradictorio, haber sentido inseguridad, caos y desamparo, puede hacer que necesites, para aliviarte, tenerlo todo controlado.

Crisis vitales en la mujer

Compartir en:

Los periodos de crisis no son fáciles de identificar porque la persona quizás, en el momento actual, no tiene problemas graves, incluso se encuentra en una etapa estable. Por ello no parece haber una explicación clara sobre la causa de no encontrar mejoraría con el paso del tiempo. Por mi experiencia y después de ir profundizando en cada caso, la causa de ese estado de ánimo difuso, de malestar que no mejora y sin explicación clara, serían 3 posibles escenarios.

Crisis en la pareja: la trampa mutua

Compartir en:

En ocasiones nuestras relaciones de pareja empiezan a ir mal, desgastarse, iniciarse lo que comúnmente llamamos “Crisis en la relación de pareja”, nos podemos encontrar ante una serie de comportamientos aversivos tanto en uno mismo como en el otro miembro que conforma la relación, hasta el punto de encontrarnos en lo que llamamos: polarización en la pareja , este fenómeno se caracteriza por la presencia o el uso de acusaciones, reproches, desprecios, críticas destructivas y diversos intercambios negativos .

Sin comentarios

Publica un comentario