Ansiedad y depresión, mujer, Serena Psicología

Ansiedad y depresión: cómo combatirlas

Compartir en:

Acababa de sufrir su primer ataque de ansiedad y no supo cómo reaccionar. Pensó que eso solo le ocurría a las personas altamente estresadas o con una baja capacidad de gestión emocional. Llamó a varias personas y resultó que casi todos habían sufrido ya más de uno.

 

Podría decirse que la mayoría de nosotros siente algo de ansiedad a diario.¿Tiene hoy un examen que no lleva perfectamente preparado? ¿Y qué hay de la entrevista de trabajo que ya se acerca? Hasta pensar en ello puede ponernos nerviosos. De hecho, hay una frase de Michel De Montaigne que suelo utilizar en consulta para referirme a la propia naturaleza de la ansiedad:  “Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron”.

Así, la ansiedad es un estado de ánimo negativo caracterizado por síntomas corporales de tensión física y aprensión respecto al futuro (la persona se concentra en la posibilidad de un peligro o una desgracia incontrolable). En los seres humanos puede ser una manifestación subjetiva de inquietud, un conjunto de conductas (como verse preocupado y angustiado, inquieto) o una respuesta fisiológica que se origina en el cerebro y se manifiesta con una frecuencia cardiaca elevada y tensión muscular. 

Aunque parezca sorprendente, la ansiedad es buena para nosotros, al menos en cantidades moderadas, y es que reaccionamos mejor cuando estamos un poco ansiosos. Impulsa y mejora el rendimiento físico e intelectual. Sin ella, muy pocos de nosotros haríamos buena parte de lo que hacemos, pues es un estado de ánimo orientado hacia el porvenir. 

 

Cómo combatir la ansiedad continuada

¿Pero qué pasa cuando se tiene demasiada ansiedad? Puede fallar realmente en el examen debido a su incapacidad para concentrarse en las preguntas. Con tal grado de ansiedad, también puede obtener un mal resultado en la entrevista de trabajo. Hay pocas sensaciones más perjudiciales que la ansiedad grave y fuera de control. Y, lo que hace que la situación empeore, es que la ansiedad no desaparezca y se vuelva grave, es decir, que aun cuando sepamos que no hay nada en realidad por qué sentirnos temerosos, sigamos con ella.

La ansiedad puede ser muy general, evocada por muchos aspectos de su vida. Pero por lo general se concentra en un área, como puede ser el trabajo. 

En lo que al tratamiento de los trastornos de ansiedad se refiere, la terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser muy efectiva para combatirla. Así, se hace valer de técnicas como la exposición sistemática a situaciones o pensamientos que provocan ansiedad, el aprendizaje a la hora de sustituir conductas y pensamientos negativos por positivos o el aprendizaje de nuevas habilidades para su afrontamiento, tales como los ejercicios de relajación o el control de la respiración. Por su parte, en ocasiones se precisa de tratamiento farmacológico para reducir los síntomas al ejercer una influencia en la química cerebral. Los más usados son los antidepresivos y las benzodiacepinas. Otros tratamientos persiguen manejar la ansiedad mediante un estilo de vida saludable basado en el descanso, el ejercicio, la nutrición, el apoyo social y el consumo moderado de alcohol y fármacos.

La ansiedad también se relaciona estrechamente con la depresión. Así, los porcentajes de comorbilidad (combinación de dos o más trastornos en un individuo) en los trastornos de ansiedad y la depresión son altos, pues comparten también la misma vulnerabilidad biológica y psicológica. 

Ahora sabemos que casi todos los pacientes deprimidos están ansiosos, pero no todos los ansiosos están deprimidos. Esto significa que ciertos síntomas centrales de la depresión no se hallan en la ansiedad, como la incapacidad de experimentar placer (anhedonia) y el enlentecimiento de las funciones motrices y cognitivas. El contenido cognitivo, es decir, lo que se piensa, es por norma general más negativo en los individuos deprimidos que en los ansiosos. 

En esta misma línea, algunos investigadores han informado del hallazgo de síntomas compartidos y diferenciados similares. A continuación, se presentan los síntomas específicos de la ansiedad, los particulares de la depresión y los comunes a ambos estados para ayudar a combatir la ansiedad y salir de la depresión:

 

Síntomas de ansiedad pura

  • Aprensión
  • Tensión
  • Estado de tensión nerviosa
  • Estremecimiento
  • Preocupación excesiva
  • Pesadillas

Síntomas de depresión pura

  • Desamparo
  • Estado de ánimo deprimido
  • Pérdida de interés
  • Falta de placer
  • Ideación suicida
  • Disminución de la líbido

 

Síntomas mixtos de ansiedad y depresión

 

  • Anticipación de lo peor
  • Preocupación
  • Mala concentración
  • Irritabilidad
  • Hipervigilancia
  • Sueño insatisfactorio
  • Llanto
  • Culpa
  • Cansancio
  • Mala memoria
  • Insomnio medio/tardío
  • Sentimientos de escasa valía personal
  • Desesperanza
  • Insomnio temprano

 

Los síntomas mixtos de ansiedad y depresión, aislados, son frecuentemente menos graves que los trastornos de ansiedad o del estado de ánimo “completos”, pero su presencia aumenta el riesgo de aparición de trastornos más severos, lo que parece indicar que estos síntomas se sitúan en un continuum con los trastornos de depresión mayor y ansiedad. 

 

Así, con los años, podemos concluir que la ansiedad grave se convierte en depresión. Estudios epidemiológicos más recientes han confirmado que la depresión mayor casi siempre sigue a la ansiedad y puede ser una consecuencia de ella. 

 

No quiso darle demasiada importancia a un episodio aislado bajo mucha presión, pero agradeció entender que un alto nivel de ansiedad puede causar depresión a largo plazo y comenzó a combatir la ansiedad mediante hábitos de vida más saludables y la resolución de las causas primarias que le causaban ese desasosiego.

 

 

Terapia adaptada a la mujer | Nuestro centro de psicología femenina online ‘Serena Psicología’ ofrece diferentes modalidades de sesiones terapéuticas de mujer a mujer.

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Serena es el primer centro de psicología femenina online. Un espacio de bienestar emocional formado por psicólogas especializadas y dispuestas a compartir todas sus herramientas. Escoge a la psicóloga con la que más empatices, elige el tipo de sesión que más se adapte a ti y acude a tu consulta desde la comodidad de tu casa o en tus descansos del trabajo.

Otros artículos de Serena

Maternidad en libertad

Compartir en:

La maternidad y paternidad nos conducen a abrirnos al desapego, ya que en el proceso de ver crecer y evolucionar a nuestros hij@s nos damos cuenta de que no podemos controlarlo todo. Y, sobre todo, de que hay una fuerza vital que opera y va más allá de nosotros y de ellos mismos.

Mindfulness ¿Qué es?

Compartir en:

El mindfulness es considerado desde diversas perspectivas como una filosofía de vida y parece haber surgido del interés occidental por la tradición oriental, concretamente, por el budismo zen. El impulso desde esta perspectiva ha venido a hacer hincapié en la meditación como forma de experimentar y conseguir experiencias mindfulness. La experiencia mindfulness consiste en la aceptación de las sensaciones y los sucesos tal y como ocurran.

Abuso sexual por manipulación psicológica

Compartir en:

El abuso por manipulación se trata de una experiencia de manipulación, sometimiento y abuso vivida por una persona víctima diana a manos de un agresor/a con tendencias narcisistas/psicopáticas, que lleva a establecer una relación de supuesto amor ideal, anulación de la identidad y robo. Todo esto gracias a fingir un vínculo irreal/fingido y premeditado, con el objetivo de beneficiarse de la víctima sin dejar rastro ya que se consigue su cooperación.

Sin comentarios

Publica un comentario