fbpx
superar la hipocondria,hipocondriasis,hipocondriaco sintomas,persona hipocondriaca,soy hipocondriaco,como superar la hipocondria, hipocondría tratamiento, ansiedad hipocondria, ser hipocondriaco, soy hipocondriaca, la hipocondria, la hipocondría, psicología online, mujer

Cómo superar la hipocondría durante la pandemia

Compartir en:

Siempre había tenido miedo de que le pasara algo malo. Cuando sentía alguna molestia, algún dolor que no veía normal, enseguida pensaba que estaba enferma. ¿Será grave? ¿Y si es un tumor? ¿O algo que no se pueda curar? Detestaba pensar así pero no podía evitarlo.

La hipocondría consiste en una preocupación y un miedo excesivos a padecer una enfermedad grave o bien el convencimiento de padecerla a partir de una interpretación subjetiva de cualquier signo o sensación corporal que aparezca en el cuerpo. 

El principal síntoma que aparece en la hipocondría es la ansiedad. De hecho, el trastorno en sí está definido como un trastorno de ansiedad por enfermedad. La persona que lo padece no puede controlar los pensamientos negativos acerca de su estado de salud lo que le crea unos altos niveles de ansiedad.

Esta ansiedad en sí misma puede causar una variedad de síntomas físicos, como dolor de cabeza, mareos, falta de aliento, dolores musculares, … que pueden aparecer en infinidad de trastornos leves, pero también en otras enfermedades más graves, como el cáncer o la insuficiencia cardiaca. Los pensamientos negativos que surgen entonces nos llevan a pensar en que padecemos una enfermedad seria y no asociamos estos síntomas a enfermedades leves o incluso a la propia angustia que estamos experimentando.

El sufrimiento que produce la continua preocupación por la salud y la obsesión de padecer alguna enfermedad grave es tanto o más que si dicha enfermedad fuera real.

COVID – 19  y miedo al contagio

Estaba muy asustada, cada vez que sentía que le faltaba el aire o que tenía un poco de tos pensaba que podría haberse contagiado. Además, no salía prácticamente de casa. Era consciente de que la mayoría de los casos eran leves, pero ¿y si yo no era una de esos casos?

 

En la situación en la que nos encontramos, es normal que todos nos veamos sobrepasados, en mayor o menor medida por los acontecimientos que estamos viviendo y por una enfermedad que es nueva e impredecible, y que se está aprendiendo a combatir sobre la marcha. 

Gran parte de nuestras conductas y relaciones sociales han tenido que cambiar de forma drástica. Ya no podemos abrazarnos ni mantener contacto físico, llevamos mascarilla, nos lavamos constantemente las manos, tenemos que mantener las distancias. Del mismo modo, el miedo nos puede hacer que desarrollemos una fobia social, nos alejamos de los demás por el miedo a que nos puedan transmitir el virus. 

La persona hipocondríaca se muestra más vulnerable ante estas situaciones, que además van a hacer que sus pensamientos negativos sean mucho más frecuentes, obsesivos y fatalistas. 

Pautas para combatir los miedos

Informarnos, pero no demasiado

Estar informadas nos permite tener cierta sensación de control sobre las cosas, pero hay que saber filtrar. La información solo proveniente de medios fiables y durante periodos cortos, no es necesario estar permanentemente enganchado a las noticias.  Y, por supuesto, olvidémonos del Dr. Google. 

Cuidado con la autoobservación

El someterse a autochequeos constantes a lo largo del día favorece el incremento de la ansiedad y los pensamientos negativos. Estamos de acuerdo en que hay que seguir unas medidas de prevención y está bien que nos cuidemos, pero sin caer en conductas obsesivas. Tu temperatura corporal no cambia porque te la tomes continuamente.  

Desplacemos nuestros pensamientos

No todo en la vida gira en torno al virus ni a nuestro estado de salud. Cambiemos de conversaciones, vamos a fijarnos objetivos nuevos, metas, intereses. ¿Qué es lo primero que voy a hacer cuando esto termine? ¿Hay algo que quiero que sea diferente? 

Un poco de sentido del humor nunca viene mal

Por muy en serio que tomemos las cosas podemos encontrar el humor en muchas situaciones. Podemos empezar por nuestras fobias y preocupaciones y desdramatizar todos esos pensamientos que nos angustian. 

Técnicas para controlar la ansiedad

Practica ejercicio, aprende técnicas de relajación, busca actividades que impliquen atención, concentración y esfuerzo. 

 La hipocondría tiene tratamiento, a través de la psicoterapia se puede aprender a afrontar el miedo y a que desaparezca la angustia. No estás sola, lo que te ocurre es real y con ayuda psicológica puedes solucionarlo. 

 

Se preguntaba qué podía hacer y un familiar le recomendó ir a terapia para gestionar el miedo y la ansiedad. Se empezó a sentir fuerte como para superar la hipocondría y poco a poco comenzó a tener menos pensamientos obsesivos.

 

Serena Psicología es tu centro de psicología femenina online. Acude a tu primera sesión sin ningún tipo de compromiso y reserva una consulta de psicología urgente si lo necesitas. 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Mónica Bascuñana

Aceptación y compromiso

Brindo en Serena un lugar de aceptación y compromiso. Te acompañaré en la búsqueda de tu bienestar y equilibrio personal. Te ofrezco un espacio emocional basado en el respeto y en la confianza, donde trabajaremos juntas en tus emociones, en el desarrollo de tu identidad y en las relaciones con tu entorno.  Saber más.

Otros artículos de Mónica

Miedo al aborto. Pautas para sobrellevarlo

Compartir en:

El aborto puede llegar a convertirse en una de las experiencias más traumáticas en la vida de una mujer. Independientemente del momento del embarazo en el que ocurra, todas las ilusiones que se han depositado en el comienzo de esa nueva vida desaparecen.

Cómo controlar la ira

Compartir en:

La ira es una emoción, y como tal, no es ni positiva ni negativa. Desde que somos pequeños los adultos que nos rodean categorizan las emociones que sentimos en términos de positivas y negativas. Aquellas que se consideran como negativas muchas veces se nos enseña a reprimirlas, puesto que no son “adecuadas”.

El placer femenino en 7 pasos

Compartir en:

Durante la historia, el concepto de placer femenino ha quedado invisibilizado por el rol de la mujer en la sociedad unido a los tabúes existentes durante siglos. La idea del sexo quedó así supedita a la función reproductiva, separándola del placer y dirigiendo las relaciones a la penetración, con el consiguiente miedo, en muchas ocasiones, a un embarazo no deseado.

Sin comentarios

Publica un comentario