serena psicologia, psicologia mujer, psicologia online mujer

Cómo manejar el estrés

Compartir en:

Su vida se había convertido en una sucesión de cosas por hacer. la sensación que tenía desde hacía tiempo era que no era capaz de llegar a todo, lo cual le producía muchos nerviosismo y malestar.

 

Pide cita |El estrés es una reacción natural y automática de nuestro cuerpo y nuestra mente ante estímulos ambientales. Puede aparecer como respuesta a situaciones nuevas, amenazantes o que nos generen un reto desconocido para nosotros. En general, un nivel óptimo  de estrés es beneficioso, puesto que nos ayuda a estar alerta y nos aporta capacidad de reacción. Sin embargo, en exceso, puede llevarnos al bloqueo y al desequilibrio de nuestras respuestas emocionales y cognitivas.

 

¿El estrés y la ansiedad son lo mismo?

Sí y no, a veces se usan como sinónimos. A grandes rasgos, el estrés es una situación o un proceso, mientras que la ansiedad es la respuesta emocional que se desencadena de la situación de estrés.

El estrés crónico es una reacción –a menudo no consciente- a un estilo de vida que mantiene en un estado permanente de hipervigilancia y exigencia.

La ansiedad es un mecanismo de adaptación, una reacción necesaria frente a ese estilo de vida. Sin embargo, cuando sobrepasamos ciertos límites y vivimos una situación de mucho estrés, la ansiedad se dispara y se convierte en un problema de salud que impide el bienestar e interfiere en las relaciones sociales, laborales e intelectuales.

 

Enfermedades relacionadas con el estrés crónico y la ansiedad

 

  • Psiquiátricas: Nos predisponen a la ansiedad y la depresión.
  • Nerviosas: Disminuyen nuestras capacidades cognitivas y de memoria.
  • Digestivas: Se pierde capacidad protectora de la mucosa gástrica.
  • Cardiovasculares: Aumenta la presión arterial.
  • Inmunológicas: Disminuye nuestra capacidad de respuesta inmune.
  • Reproductivas: Disminuye la fertilidad.
  • Metabólicas: Aumentan las grasas, como el colesterol y los triglicéridos.

 

¿Cómo combatir el estrés mental?

 

Nuestro estado de salud general también influye en el estrés; de ahí la importancia de una correcta alimentación, el ejercicio físico regular y el disfrute del tiempo libre en la salud.

La primera pauta es prevenir el estrés, y en función del grado de éste será necesario hacer frente a la situación. Algunas pautas para ello:

  • Aprender a decir que no: Evitar o limitar el tiempo de exposición a situaciones y personas estresantes.
  • Organizar el tiempo: Priorizar las actividades, también es recomendable hacer algo de deporte y practicar alguna técnica de relajación.
  • Sacar tiempo para la diversión y la relajación.
  • Expresar las emociones.
  • Cambiar nosotros en caso de que aquello que nos estresa sea inamovible.
  • La risa es un buen correctivo contra el estrés.
  • Respirar profundamente.
  • Hacer ejercicio.
  • Comer saludablemente.
  • Dormir: El cerebro necesita un mínimo de 6 horas de sueño para funcionar adecuadamente. El cansancio aumenta el estrés.
  • Relacionarse: Las buenas relaciones sociales son muy importantes para gestionar el estrés.
  • Elegir bien esas relaciones.Pide cita |

 

Se tomó un tiempo cada día para parar y realizar técnicas de relajación. Delegó las cosas que pudo y empezó a sentirse algo más tranquila. 

 

_________________________________________________________

Terapia adaptada a la mujer | Nuestro centro de psicología femenina online ofrece diferentes modalidades de sesiones terapéuticas de mujer a mujer.

 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Serena es el primer centro de psicología femenina online. Un espacio de bienestar emocional formado por psicólogas especializadas y dispuestas a compartir todas sus herramientas. Escoge a la psicóloga con la que más empatices, elige el tipo de sesión que más se adapte a ti y acude a tu consulta desde la comodidad de tu casa o en tus descansos del trabajo.

Otros artículos de Serena

Como gestionar la necesidad de control

Compartir en:

Desde pequeños nacemos vulnerables y son nuestros cuidadores los que nos alimentan, cuidan y protegen. Nuestras experiencias infantiles nos marcan. Cómo nos han hecho sentir de protegidos y valorados va a determinar cómo me enfrento luego como adulto a mi vida. Además, si a nuestros padres o cuidadores les vimos capaces o no de hacer frente a los gastos, tareas, problemas e imprevistos. O si más bien fueron descuidados, negligentes, y sentimos que se evitaban los problemas, que luego trajeron consecuencias y vivencias difíciles.
Aunque pueda parecer contradictorio, haber sentido inseguridad, caos y desamparo, puede hacer que necesites, para aliviarte, tenerlo todo controlado.

Crisis vitales en la mujer

Compartir en:

Los periodos de crisis no son fáciles de identificar porque la persona quizás, en el momento actual, no tiene problemas graves, incluso se encuentra en una etapa estable. Por ello no parece haber una explicación clara sobre la causa de no encontrar mejoraría con el paso del tiempo. Por mi experiencia y después de ir profundizando en cada caso, la causa de ese estado de ánimo difuso, de malestar que no mejora y sin explicación clara, serían 3 posibles escenarios.

Crisis en la pareja: la trampa mutua

Compartir en:

En ocasiones nuestras relaciones de pareja empiezan a ir mal, desgastarse, iniciarse lo que comúnmente llamamos “Crisis en la relación de pareja”, nos podemos encontrar ante una serie de comportamientos aversivos tanto en uno mismo como en el otro miembro que conforma la relación, hasta el punto de encontrarnos en lo que llamamos: polarización en la pareja , este fenómeno se caracteriza por la presencia o el uso de acusaciones, reproches, desprecios, críticas destructivas y diversos intercambios negativos .

Sin comentarios

Publica un comentario