serena psicologia, psicologia online, psicologia mujer

Reconectando con la bondad

Compartir en:

 

Llevaba días culpabilizandose de una situación que no conseguía controlar. Nunca le había sucedido. Pero esta vez se había visto inmersa en una situación que no se esperaba encontrarse y sentía que no estaba haciendo las cosas como debería. no podía dormir y no conseguía perdonarse los errores que estaba cometiendo.

 

Pide cita con una psicologa | Las acciones amables hacia los demás y hacia nosotros mismos están muy vinculadas con un aumento de la salud en general. 

En el budismo encontramos dos conceptos claves relacionados con la bondad:

  • el amor, que se refiere a la aspiración de lograr la felicidad de todos los seres.
  • la compasión, que se refiere a la liberación del sufrimiento de todos los seres. 

Viendo como la compasión es uno de los conceptos más relacionados con el tema que nos ocupa, es importante distinguir entre compasión y autocompasión. 

Compasión y autocompasión

La compasión es un comportamiento dirigido a eliminar el sufrimiento y a producir bienestar en quien sufre, nos ayuda a crear mejores y más armoniosas relaciones. 

La autocompasión hace referencia a cómo nos comportamos con nosotros mismos cuando las cosas no nos van bien, nos ayuda a afrontar nuestros errores, a asumir riesgos y a manejar las críticas y los conflictos.

Al igual que la compasión, la bondad puede ir dirigida hacia los demás y también puede ir dirigida hacia uno mismo. 

Cómo la bondad puede influir en una persona

Para hablar de la influencia de la bondad sobre las personas es importante mencionar a Richard Davison, considerado una de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista TIME, es doctor en Neuropsicología, profesor de Psicología y psiquiatría en la universidad de Wisconsin, investigador en neurociencia afectiva y presidente del centro de investigación de Mentes saludables en la Universidad de Wisconsin, donde investiga con rigurosidad científica las cualidades positivas de la Mente, como la amabilidad y la compasión. Davison tuvo contacto con la meditación en la Universidad y empezó a interesarse por sus posibles beneficios. Las conclusiones de su investigación fueron que las estructuras cerebrales podían cambiar en solo dos horas trabajando con meditación.  

En un encuentro con el Dalai Lama, este le pidió a Davison que estudiase la compasión, la empatía y la ternura desde un enfoque psicológico y eso fue lo que hizo.

Davison realizaba entrenamientos en los que se animaba a los alumnos a hacer visualizaciones en las que tenían la oportunidad de librar del sufrimiento a algún compañero conocido, luego se realizaba la misma práctica imaginando una persona desconocida y finalmente imaginando una persona que les hiciera sentir mal. Entre otros hallazgos observó una reducción del bullying en las escuelas en las que puso en práctica su investigación. 

La práctica de estos actos de bondad generaba cambios positivos en las estructuras cerebrales de las personas que lo practicaban. 

Esto nos hace reconectar con la idea de como incluir actos de bondad, no solo hacia los demás si no también hacia nosotros mismos, puede mejorar nuestro bienestar. 

Autocompasión o bondad hacia uno mismo en terapia 

Teniendo en cuenta que un acto de compasión implica ayudar a reducir el sufrimiento, esto nos llevaría directamente a entrar en contacto con esta emoción negativa y eso a veces no resulta fácil. Por lo que trabajar en terapia con la bondad o la compasión implicaría ser capaces de reconocer el sufrimiento y estar dispuestos a acercarnos a él. 

El sufrimiento forma parte de la condición humana, diría que es inherente al ser humano. A pesar de esto nuestra sociedad trata de aislarnos de él, porque es desagradable y no queremos tenerlo cerca. Ser capaces de percibir el sufrimiento es una condición previa para sentir compasión. Sin embargo, debemos ser conscientes de esa tendencia cultural que nos lleva a esconder, evitar e incluso enmascarar todos los tipos de sufrimiento. 

En la vida nos encontramos con muchas fuentes de sufrimiento que no podemos cambiar (accidentes, enfermedades, pandemias, guerras…) pero también nos encontramos con otros tipos de sufrimientos que creamos nosotros mismos a través de comportamientos autodestructivos como por ejemplo el exceso de autocrítica o los altos niveles de autoexigencia. A veces nos vemos superados por nuestras emociones, sentimientos y pensamientos y eso nos lleva a comportarnos de forma muy diferente a como nos gustaría. Podemos incluso llegar a hacer daño a otras personas o alejarnos de ellas porque sentimos que no somos suficientes. Esta forma de meter la pata forma parte de la condición humana, ya sabemos que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pero para poder entender esto son necesarias unas buenas dosis de autocompasión. 

El verdadero problema en terapia cuando estamos trabajando la compasión o la bondad lo encontramos en cómo el ser humano encaja esta parte de su condición que le hace equivocarse y sentir que a veces no lo tiene todo bajo control. 

Es cierto que la autocrítica a veces nos ayuda a avanzar al igual que la exigencia o el perfeccionismo, todos ellos pueden aportarnos cosas buenas en algunos momentos, pero debemos estar atentos de que no se convierta en algo habitual, ya que en ese caso sentirás una insatisfacción constante, no te permitirás equivocarte, no entenderás que en la vida no todo está bajo control y ya no podrás avanzar.

Es por esto que cuando las circunstancias no sean como esperábamos o cuando seamos nosotros mismos los que nos ponemos piedras en el camino será fundamental trabajar la autocompasión y la bondad.

Buda dijo que a menos que no nos tratáramos con amor y compasión, no podríamos reflejar lo mismo en los demás. 

Trabajar la bondad nos ayuda a desarrollar sentimientos de amor hacia nosotros mismos, para luego expandirlo a los demás, incluso hacia esas personas con las que no tenemos una buena relación. 

Practicar la bondad incrementa el sentimiento de bienestar y reduce el sufrimiento.Pide cita con una psicologa | 

Aprendió a perdonarse y tratarse con respeto. Sabía que no había hecho ciertas cosas como esperaba de ella misma pero las empezó a aceptar y recogió las experiencia como aprendizaje. Se comprendió y empezó a sentirse mejor

 

__________________________________________________

Serena Psicología en un centro de psicología online por videollamada. Pide tu sesión de prueba gratis y empieza a encontrarte mejor.

 

Las historias de Serena

Serena es el producto de todas nuestras Experiencias.
Descubre sus consejos.

Carola Salgado

Acción y compromiso

Como psicóloga creo que siempre he sido una persona de acción guiada por el compromiso con uno de mis valores principales: “La ayuda a los demás”. Aporto en serena una mayor visibilidad del camino que nos dirige hacia las cosas valiosas de nuestra vida y una puesta en marcha a través de la acción y el compromiso. Saber más.

Otros artículos de Carola

Sin comentarios

Publica un comentario